jueves, 10 de julio de 2014

2 Su Viaje a Grecia

...Bueno como nos sobraba tiempo, nos fuimos a donde habíamos quedado con los demás. Llegamos antes de tiempo y nos sentamos enfrente del parlamento. Cuando llegaron todos, nos fuimos a subir a ver la puesta de sol desde el monte Likavito; subimos andando y cuando llegamos, estábamos todos super reventados. Algunos se quedaron abajo, pero pocos. Llegó la puesta de sol, pero había una nube de contaminación y no lo pudimos ver bien. 

  De todas formas, fue una de las mejores puestas de sol del mundo porque desde allí, se podía ver todo Atenas y es impresionante. Luego bajamos y, los que estaban más cansados nos fuimos al hotel y otros se fueron por ahí. Esa noche estábamos para morirnos, super cansados.
   El viernes 4 nos fuimos a la Isla de Egina; fuimos al puerto de Atenas y desde allí salimos. Las casas eran de colores claros y se podía ver desde el barco una iglesia; también había barcas. Fuimos en autobús hasta un templo en la isla (el templo de Afaya), donde se podía ver el mar desde el templo.
  Volvimos al puerto de Egina y fuimos a un museo, yo ví una araña y me puse a gritar como una cría. En el museo vimos un montón de vasijas. Se fueron a ver una cosa que había al lado del museo (yo ya no fui porque estaba con alergia y allí todo era salvaje). A la hora de comer comimos todos unidos en un restaurante que estaba al lado del mar, donde un poquito más y nos metíamos en el agua. Después de comer nos dejaron un rato para estar por la isla y, estuvimos viendo tiendas de recuerdos de la isla. Me compré un helado (estaba muy rico) y luego estuvimos sentadas en un banco viendo a los barcos. Llegó la hora de irnos y nos subimos en un pedazo barco con escaleras mecánicas (a mi me sorprendió mucho, nunca había visto un barco así). 

   Llegamos al hotel y después de arreglarnos, nos fuimos a la plaza de Monasteraki a cenar. Cenamos las 3 solas y luego nos fuimos al sitio donde habíamos quedado con los demás para volver al hotel. Estuvimos un rato hablando y luego nos fuimos acostar.

  El sábado 5 fue el cumpleaños de F, con lo cual se lo pasó muy bien (ese día nos tocaba ruta Micenas y alrededores). Estuvimos en el canal de Corinto y luego continuamos nuestro viaje hasta Micenas; donde vimos la puerta de los leones y la tumba de Agamenón. Nos fuimos a comer (tardaron una barbaridad en servirnos) y luego nos volvimos al autobús. Llegamos al teatro de Epidauro y estuvimos un buen rato. Una vez terminada la visita, volvimos al hotel. En el viaje nos dormimos casi todos, o por lo menos yo me dormí. Al llegar al hotel nos arreglamos, yo estrené una sudadera que me había comprado. Y nos largamos otra vez a la plaza de Monastaraki; esa noche hacia fresco. Después de cenar, nos sentamos en unas escaleras del metro y cuando ya no quedaba nada, me compré un helado de galleta de oreo (super rico). 
  Estando en la plaza, nuestra profesora de griego le empezó a cantar el cumpleaños feliz a F en griego y estuvo muy bien. Estuvimos un rato despiertas cuando estábamos en el hotel. Llamaron a la puerta los chicos y era para hablar con nosotras y es que le compraron un regalo a F por su cumple, muy amables. Era un collar con su nombre en letras griegas.

   Al día siguiente, nos fuimos al museo de Arqueología. Ese día yo estaba malísima, tenía la cara blanca y me dieron ganas de echar la pota. Me encontraba sin fuerzas para nada pero fui a ver el museo. Salimos del museo y nos fuimos a ver a la guardia en el parlamento. Ese día nos dejaron toda la mañana sueltos y nos quedamos sentadas en una plaza hablando. Fuimos a dar una vuelta y vimos a unos bailarines guapísimos que estaban para morirse y al mismo tiempo, estábamos un poco tristes por que ese día nos íbamos a casa. Pasamos todo el día en la plaza de Monasteraki y cuando llegó la hora de irse, casi nos ponemos a llorar. A mí se me llenaban los ojos de agua pero hice un esfuerzo por no llorar. 
   Cuando nos íbamos a montar en el autobús se puso a llover y nos calamos enteros, aunque el que más se caló, fue uno de los chicos porque estaba colocando las maletas. Ya en el aeropuerto de Atenas, todos esperábamos que fuera una cámara oculta para poder quedarnos más tiempo. Me dormí en el avión y luego en el autobús a casa.

   Desde entonces hay un grupo que se llama los pretty; que son algunos de los que nos fuimos a Grecia y quedamos de vez en cuando para hablar y para ir otra vez a otra parte del mundo juntos.



                                                  A.v          

No hay comentarios:

Publicar un comentario