miércoles, 21 de mayo de 2014

A.v.

Ella levantó la cabeza miró a su alrededor y no vio a nadie. Estaba rodeada de personas pero no vio a nadie que le importara.

Era una clase pequeña pero había muchos alumnos. Las paredes eran de un color amarillo, apagado con gotelé. No había grandes pósters en las paredes, sólo las órdenes del instituto.

Ella odiaba el color amarillo de las paredes y el color verde de la puerta. Odiaba las ventanas que nunca hacían el efecto que querías: si hacia mucho frío te helabas y, si hacia mucho calor, no entraba el aire, haciendo que fuese todo asfixiante. Lo hubiera cambiado todo por una clase diferente, pero no podía, tenía que conformarse, algo en lo que ella era experta...

A.v.





No hay comentarios:

Publicar un comentario